1. Lávate las manos con agua y jabón antes de ponerte la mascarilla.
  2. Asegúrate de que el lado correcto de la mascarilla quede hacia afuera.
  3. Colócate la mascarilla en la cara, localiza la tira rugosa y colócala sobre tu nariz.
  4. Sujeta las gomas de la mascarilla alrededor de la parte posterior de la cabeza.
  5. Cubre completamente tu nariz y tu boca con la mascarilla y asegúrate de que no queden huecos entre la cara y la mascarilla.
  6. Presiona la tira rugosa de la mascarilla para que se ajuste a tu nariz.
  7. No toques la mascarilla mientras la usas. Si lo haces, lávate las manos.
  8. Quítate la mascarilla desde atrás hacia adelante, sujetando las gomas con las manos limpias.
  9. Lávala después de cada uso (hasta 25 lavados).
  10. No toques en ningún momento la parte frontal de la mascarilla.